DESPACIO, DESPACIO

Posted on June 28, 2011

0


Esta mañana he ido a Hacienda. A Guzmán el Bueno (para los que no conozcan Madrid, el “cuartel general” de Hacienda). A lo que se va allí: perder el tiempo y mosquearte.

Lo primero es una cola para entrar que da la vuelta a la manzana. He preguntado si era para comprar entradas para los Black Eyed Peas o algo, pero no. Era para entrar.

Una vez dentro -tras 20 minutos de dolce far niente y twitter- me he compadecido de los funcionarios. De verdad, he sido cajero de banco (en realidad de una cosa que había antes, que se llamaban cajas de ahorros) y sé lo que es aguantar al cliente día tras día.

A eso, hay que sumarle que un alto porcentaje de la población no está (no estamos) preparados para “lidiar” con la cosa pública. Así que el índice de personas que sacan turno para la cola equivocada -casi todos sacan para todas y van yendo a aquella cuyo turno llega antes- o que van a que les solucionen la vida en vez de pagar una gestoría, etc. debe de ser más que alto.

En consecuencia, es comprensible que los funcionarios estén hasta el gorro.

Ahora, eso es una cosa y otra lo de hoy. Para mi “gestión” (un certificado electrónico) había sólo una funcionaria. En los 30 minutos que he aguantado, ha atendido a una persona (le ha llevado menos de diez minutos). El resto del tiempo se lo ha pasado de mesa en mesa, hablando con sus compañeros. Temas de trabajo, seguro.
La pena es que la tecnología permite reducir mucha de esta “burocracia” y mejorar la vida de todos. A mí, lo de ver a la gente esperando cola en el siglo xxi me parece absurdo.

En fin, pese a que es cierto que ha habido muchos avances -tampoco es que fuera dificil-, hay una enorme ventana de oportunidad. Gran parte tiene que ver con la educación de los ciudadanos y otra casi igual con la de los empleados públicos y con el concepto de “función pública” en sí.

Mañana volveré a Hacienda. Pero, al pueblo. Allí te tratan mejor y no hay tanta cola. La administración autonómica sigue estando a años luz de la estatal. Será por los sueldos?

Posted in: Uncategorized