SPAM

Posted on July 7, 2011

1


Mis queridos compañeros de Banco Santander acaban de mandarme un sms. El motivo? Publicidad, por supuesto. Y, para más inri, una campaña teaser!!!

En este país tenemos una Ley Orgánica de Protección de Datos que, en lugar de proteger al ciudadano -que debería ser su objetivo- da carta blanca a las empresas para freírte con spam o junk en general.

Teóricamente, puedo pedir que no se utilicen mis datos. Sólo faltaría! Pero en este caso, la proactividad tiene que venir de parte del consumidor, en lugar de por parte del anunciante. Deberíamos marcar una casilla cuando quisiéramos ser informados de promociones.

Luego están los “secuestros”. El concepto es muy sencillo: vincular la operativa al envío de sms. De esa forma, ya pueden enviarte lo que les dé la gana. Ya sé que esto está regulado, pero seamos realistas.

Por último está incluir el consentimiento en una maraña de “letra pequeña”. Práctica también habitual.

Hay muchos sistemas y muy fáciles para recabar el permiso del consumidor. Pero pocos y complejos para lo contrario.

Por ejemplo, en el sms que acabo de recibir, no se incluye ningún texto tipo “si no quiere recibir más mensajes…”.

En resumen, una vez más estamos indefensos. Sólo quiero pedir una cosa a los anunciantes: respeten mi teléfono móvil, por favor. En el correo ya estoy acostumbrado y lo asumo, pero en el móvil no. Y menos un teaser!!!!

Si quieren enviarme publi, tal vez podamos llegar a un acuerdo: ustedes me pagan la factura y a cambio me envían todo lo que quieran… (Aviso: ya se ha intentado y no funcionó).

Posted in: Uncategorized