Impossible is nothing

Posted on August 14, 2011

0


El otro día iba a una reunión a las 16.00 en pleno centro de Madrid y vi a una anciana que renqueaba bajo el bochornazo de agosto. “Necesita ayuda?”, le pregunté. Me daba miedo que le diese un chungo, la verdad. “Por qué crees que necesito ayuda?”, respondió, amable y con una sonrisa. “Bueno, con esta temperatura, le puede dar un golpe de calor”. “Por qué me lo dices a mí y no a ese chico que acaba de pasar?”. “Se supone que las personas mayores son más vulnerables a estas cosas”. “Tienes un papel y un boli?”. “Claro”. Le alargué un boli y una libreta de Lloyd’s que siempre llevo en la cartera y nunca uso.

Se puso a escribir como lo hacen los ancianos, despacio y con esa letra recargada que ha dejado de ser elegante porque ya nadie sabe hacerla. Yo, sinceramente, me estaba asando y no quería llegar tarde y sudado a la reunión. “No quiere ponerse a la sombra?”, pregunté señalando una a apenas metro y medio. “No, estoy bien. Ve tú si tienes calor”. Aguanté a su lado el tiempo que tardó en devolverme el boli y la libreta.

Leí lo que había escrito. Sonreí y le di las gracias mientras seguía su camino.

La nota:

Los defectos son sólo virtudes mal miradas. Los problemas son sólo soluciones mal analizadas. Los inconvenientes son sólo ventajas mal entendidas. Las limitaciones son sólo dones mal utilizados. Los imposibles son sólo posibles mal afrontados. No hay nada que no puedas conseguir si de verdad te lo propones.

Posted in: Uncategorized