UN DÍA RARO

Posted on October 6, 2011

0


Hoy ha sido un día raro. Por un lado, me entero de la muerte de Steve Jobs. Uno de esos locos que se empeñaron en que se puede cambiar el mundo, o por lo menos hacerlo más bonito, y lo lograron. Quien me conoce, sabe que siempre digo que la belleza se justifica por sí misma. Lo que es bello no necesita ser útil. Tengo dos Mac no porque sean mejores que el PC (que lo son), sino porque son más bonitos.

Jobs, que tendría que haber sido universitario según el deseo de su madre biológica, fue un “dropout”. Se dio cuenta de que se aprendía más fuera de las aulas que dentro. Y demostró al mundo que lo importante no son los títulos, sino las ideas y la perseverancia. La diferencia entre un genio y una persona normal es que la persona normal se equivoca poco, porque en seguida tira la toalla; mientras que un genio no deja nunca de equivocarse, porque nunca deja de intentarlo. Jobs se equivocó mucho… afortunadamente para todos.

La noticia del fallecimiento de Jobs me ha llegado casi a la vez que un grupo de estudiantes de 16 a 18 años se plantaban delante del Global Education Forum y les decían a todas las mentes pensantes que ellos ya están haciendo algo para cambiar el mundo: cambiar la educación.

Han puesto en marcha una web www.4education.es, tienen casi 3.000 seguidores en Tuenti (en apenas tres meses) y su Twitter (@4education) empieza a ser una referencia. Han organizado su propia campaña de marketing, sin un euro, a base de neuronas, ganas y cabezonería. Tengan cuidado, “señores de la educación”, a estos chicos les sobra cabezonería.

Jobs puede haber muerto, pero su espíritu sigue vivo en jóvenes como estos. Jóvenes que saben que pueden cambiar el mundo. Qué demonios, que saben que VAN A CAMBIAR EL MUNDO.

Ha sido un día raro. Triste y alegre a la vez. Lleno de pasado y de futuro. Ha sido un buen día.

Posted in: Uncategorized