EUROPA YA NO COMPARTE EL DOLOR

Posted on October 26, 2011

0


“Amor, si tu dolor fuera el mío y el mío tuyo, qué bonito sería, amor, amar”, cantaba Camilo Sesto en el 1430 amarillo –vainilla, según mi madre- en el que nos apelotonábamos los seis.A mi madre le gustaba Camilo Sesto. También le gustaba Demis Roussos y Led Zeppelin. Tal vez eso explique muchas de mis peculiaridades.

Pero a lo que vamos… Amarse es, sobre todo, compartir el dolor. Compartir las alegrías es fácil. No tienes más que ir al Calderón un domingo y cuando meta un gol el Atleti (si se alinean los astros y tienes la suerte de verlo), serás testigo de cómo se abraza todo el mundo aunque no se conozcan de nada. Pero el dolor… Eso es más complicado.

A Europa se le ha roto el amor, no de tanto usarlo –porque la verdad es que se ha usado lo justito- sino de aguantar los dolores y las penas unos de otros. O sea, que de vez en cuando que te den una alegría también viene bien y eso hace tiempo que en ese mènage a muchos que es la UE no sucede.

Las confederaciones, la caja única de las Comunidades Autónomas y cualquier otro sistema económico basado en la “solidaridad” entre las partes, está condenado al fracaso. Aquí se trata de hacer dinero, señores, y no queremos deficitarios entre nosotros.

Aunque al final Europa siga siendo Europa (que seguirá), algo se ha roto en ese amor para siempre. Ya veremos cómo evoluciona la herida, pero mientras tanto, la frase que más se va a escuchar es el famoso “no sos vos, soy yo…”.

Posted in: Uncategorized