VIDA DE CRÁPULA (1)

Posted on October 27, 2011

1


A ver, hay que reconocer que, de vez en cuando, a los hombres (a los tíos, me refiero) se nos va un poco la olla. Si te pasa cuando estás por encima de los cuarenta, lo normal es que te hagas un “living la vida loca”. Que no está mal, siempre y cuando no se te vaya la pinza. Lo que pasa es que se nos va. Mira a mi amigo Anselmo. Hasta él mismo reconoce que ha cruzado la fina línea que separa la “vida loca” de la “vida de crápula”.

Cómo se sabe si eres un crápula? Anselmo lo tiene claro. Hasta ha hecho un cuadro de mando, con sus kpi´s y todo. Kaplan y Norton estarían orgullosos. Pero vamos, sin entrar en demasiados detalles para no aburrir, hay algunos datos que te pueden dar una pista.

Lo primero es comprobar cuánto te dura el roll-on para las ojeras. Ese que sólo usas cuando te levantas por la mañana y te ves un careto que hasta tú mismo te asustas (por mucho que mi amiga Laurita se empeñe en decir que hay que dárselo por la noche para que haga efecto). Si te pasas la vida comprando anti-ojeras de esos, ya sabes lo que hay…

La segunda clave son los días que llegas a casa por la mañana. O sea, los días que NO llegas a casa. Esos amaneceres que apareces acojonaíto para no encontrarte a un vecino. A Anselmo el otro día le dice el del tercero: “Joé, debes de tener mucho curro no? porque últimamente te vas super temprano de casa. Cuando salgo yo, nunca está tu coche en el garaje”. Y, claro, qué va a decir Anselmo, pues que sí, que tiene mucho trabajo.

Por si acaso te queda alguna duda, pregúntate a ti mismo: tienes un garito fetiche? Ese sitio al que vas y cuando entras por la puerta parece Cheers (ya sabes, “Nooooorm”), que llamas a todos los camareros por su nombre y te sabes sus turnos, que te sirven el gin-tonic de G´Vine sin preguntarte qué quieres y te lo preparan con los arándanos y las frambuesas y todo el rollo porque saben que es como te gusta. Pero la clave no es que lo tengas, es que tardes en salir –de forma sistemática- más de cuatro horas. Cuatro horas en el mismo sitio es un exceso… por mucho que te guste.

Así que, ya sabes. Si eres como Anselmo, eres un crápula. Pero vamos, que no hemos terminado, eh? Si no te ves reflejado en este post, no te relajes, que a lo mejor más adelante descubres que lo eres.

Posted in: Uncategorized