CUESTA DE ENERO MONOPARENTAL

Posted on January 17, 2012

0


La cuesta de enero este año, con eso de la crisis, ha cambiado de sitio de comienzo. Antes, la inaugurábamos en decathlon, porque claro, con ocho años, al niño la ropa le dura un suspiro –por tamaño y por desgaste-. He intentado meterle en la cabeza que lo de celebrar los goles tirándose al suelo con las rodillas en los futbolistas está bien, porque lo hacen en césped, pero que en el cemento, el coeficiente de rozamiento es más elevado, lo que provoca un incremento de la temperatura de las fibras y, por ende, un desgarramiento ineluctable. Pero no ha entendido nada. Total, que le he dicho que como le vuelva a ver tirarse al suelo, le hago ver verano azul al completo y llorando ha prometido que no volverá a ocurrir.

Pero al lío, que me despisto. Decía que este año hemos cambiado: nos hemos ido al factory de las rozas. Que quieras que no, es una mejora significativa. Más que nada, porque ahora los padres distinguimos a los niños en la clase de tenis. Antes te preguntaban: cuál es el tuyo? Y tú respondías con un gesto vago de la cabeza: ese de ahí, el del chándal de decathlon. Y daba igual, porque todos llevaban el mismo. Casi podías leer en los ojos del otro padre sus pensamientos más ocultos: joder, no es el mío ese? Yo una vez me di cuenta de que llevaba a otro niño en el kilómetro dieciocho de la carretera de la Coruña…

Pero ahora es la bomba. Me fui a la tienda puma y la pulí. Y ahí lo tienes, hecho un pincel, con ropa grande (los niños empiezan el año como raperos de los ángeles y lo acaban como bailarines de chueca) y diferente a la de los demás. Y me pregunta un padre: cuál es el tuyo? Y yo, todo chulo: el de la cazadora puma. Y me contesta el tío malage: sí, yo se la puse ayer.

Total, que ahora el lío es acordarte de qué ropa le has puesto hoy, porque todos tienen la misma, pero como ahora no es toda azul decathlon, por lo menos podemos distinguirlos –si no estás muy despistado-.

Posted in: Uncategorized