HAY DÍAS…

Posted on February 13, 2012

6


Hay días en los que currar cansa, no? O sea, a mí me encanta mi trabajo pero, qué quieres que te diga, a veces me gustaría mucho más no tener que hacerlo. Sinceramente. Repito, me encanta mi trabajo, pero hay días en los que acabas agotado.

Hay días muy divertidos, con mucha energía, muchas ideas… pero agotadores. Que llegas a casa y te dan ganas de quedarte en el coche. Que llamas al chino para no tener que preparar cena. Que no te molestas ni en encender la tele porque lo único que quieres es meterte en la cama y dormir.

Hay días en los que es difícil sonreír. Que te da envidia esa gente que sonríe todo el tiempo. Pero no por nada, sino porque realmente les sale de dentro. Que te pones delante de ellos y no puedes evitar sonreír también. Que te hablan por teléfono y notas la sonrisa, como te contaban en los cursos de formación esos en los que no te creías nada y resulta que era verdad.

Hay días en los que una sonrisa es una sorpresa. Yo sonrío bastante, aunque como dirían Oscar y los demás guaypideros, a veces no hay quien me aguante. Pero hay gente que sonríe siempre. Una sonrisa es un gran regalo, y que te hagan sonreír lo es más todavía.

Hay días en los que no te apetece sonreír y alguien consigue que lo hagas. Recibes una llamada que te alegra la vida. O llega Jary y dice una de sus tonterías gaditanas. O Phillippe con sus historias de poligoneros. O dan las once de la noche y Bea sigue sonriendo encima de la bici y parece que en lugar de estar haciendo spinning estemos de cachondeo. O te pasas tres horas encerrado con docena y media de preuniversitarios que consiguen sacar lo mejor que llevas dentro.

Hay días en los que piensas que no serás capaz de sonreír, pero aparece alguien y consigue que lo hagas. Y piensas, qué bien, qué suerte tengo de que haya siempre alguna persona por ahí que me hace sonreír.

Hay días en los que te vas a la cama agotado, pero la sonrisa no hay quien te la borre de la cara.

Posted in: Uncategorized