IMPERFECCIONES

Posted on March 13, 2012

4


Ayer comí macarrones. Los como a menudo, no es algo que justifique un post. Pero ayer, comiendo macarrones, me di cuenta de que me gustan los pegotes de macarrones. Y los grumos del colacao. Y antes, cuando las sartenes se pegaban –ahora no, porque son de teflón que es un material odioso que se limpia muy bien, pero que nos ha privado de grandes placeres- me encantaban las tostas, como llamaba la mamma a lo que se quedaba pegado de la bechamel –cómo rediez se escribe besamel???-. Me gusta Madrid, ya lo dije ayer. Y hasta me gusta Majadahonda.

Me gusta la comida fría y si es del día anterior, mejor todavía (sobre todo la tortilla). Me gusta el vino cosechero y, sí, qué coño, también de vez en cuando un lambrusco (algunos me crucificarán por esto). No me gusta la cerveza en verano, por mucho calor que haga ni por muy fría que esté. Tampoco me gusta en invierno, la verdad. Me gusta el té con limón, digan lo que digan los ingleses.

Me gusta mancharme de arena en la playa, secarme sin toalla y volver a casa con los tobillos llenos (de arena, claro, pero me quedaba un poco redundante). Me gusta ser puntual –que, de acuerdo con los estándares actuales, es igual de raro que no tener deudas-, me gusta sonreír de medio lado y no ponerme gafas de sol en invierno aunque tenga que ir por la vida con ojos de topo.

Me gustan las hamburguesas de un euro de mcdonald´s. Me gusta la ropa de zara y la de h&m. Y, de vez en cuando, me tomo un bifiterconyinyereil, aunque la mayoría de los camareros –por una extraña configuración del oído interno humano- me lo cambien por un tanquerayconcocacola –que, por cierto, no me gusta nada, pero a veces me lo bebo porque no me gusta hacer sentir mal a la gente; bueno y porque en las ocasiones en que le he dicho a alguno te he pedido un bifiterconyinyereil, me ha contestado eso es lo que te he puesto, ya digo, el oído humano…-.

O sea, que me gustan las cosas imperfectas. Me gustan los errores. Sobre todo, me gustan los míos, como a Chaplin –los suyos, digo, no los míos-. Me gusta la gente que se equivoca. Y me gustan los copos de avena con naranja, aunque cueste tragarlos. Me gusta la vida, aunque haya guerras y pobreza y cosas que es casi imposible entender.

Me gusta estar enamorado, aunque no sea como en las películas. Me gusta mi vida. Así, como es. Con limón y sal como decía aquella canción tan cursi –de quién era?-. Joder, si hasta me gusta el Atleti!! (puede haber algo más imperfecto??).

Perfección? Qué aburrimiento…

Posted in: Uncategorized