TENEMOS UN PROBLEMA (Una novela por entregas del siglo XXI) #5

Posted on March 30, 2012

0


Al llegar a su despacho, Maraña se encontró lo que esperaba. El cura sentado en la silla para las visitas, enfrascado en su Blackberry.

Qué, padre, misa por correo electrónico? –El cura levantó la cara y sonrió.
No, no. El Twitter, que me tiene enganchado.
Poco tendrá que hacer si puede permitirse perder el tiempo con eso.
Hay que cuidar al rebaño en la iglesia, pero también fuera. Hay que ir a por las ovejas si ellas no vienen.
Qué tripa se le ha roto? –Su pasión por Mortadelo y Filemón volvía a salir a la luz.
Tienes a un masai en un calabozo?
Quién tiene a un masai en un calabozo? –El sacerdote puso cara de impaciencia.
Qué vas a hacer con él?
Había pensado que haría un buen monaguillo… -Al párroco le dio tal ataque de risa que ambos acabaron secándose las lágrimas.
La verdad es que así llenaría la iglesia seguro.
Sabe de algún sitio al que podamos llevarlo?
Qué tal a su país?
No podemos y ya lo sabe, así que no me toque los cojones, monseñor.
Tiene todo el derecho a volver allí.
Las charlas se las guarda usted para el púlpito y la asociación esa de los huevos. Si ha salido de su país, por algo será. No lo voy a devolver allí. Si quiere ayudarme a encontrarle algo por aquí, se lo agradezco; si no, ahí tiene la puerta.
Vale, vale, no te cabrees, Pepe.
Ni Pepe ni hostias, aquí señor comandante! Y perdón por el lenguaje.
No se preocupe, señor comandante. Lo llevamos a los invernaderos?
Esa era mi idea. O bien le encontramos un trabajo o lo dejamos con sus compatriotas.
Cuándo lo vas a llevar?
No sé, en un par de días, supongo.
Avísame si quieres que te acompañe –Maraña hizo un gesto de indiferencia. Te veo el domingo en misa.
Sí seguro –respondió Maraña con una breve risa. También el cura se rió.

Maraña se quedó solo en el despacho que había ocupado durante la última década de servicio. Se echó para atrás en la silla y no supo si alegrarse o no.