LA CALLE DEL RITMO

Posted on April 3, 2012

2


Hace algo así como un millón de años, había en Madrid una banda que se llamaba Los Elegantes. Curiosamente, son de los que menos huella han dejado. Por huella se entiende huella digital, porque -en mi caso concreto y supongo que en el de otra gente- dejaron muchas. Muchas letras, muchas notas, muchos momentos.

Su canción más famosa seguro que es La calle del ritmo. Aunque, como suele suceder, para mí no era la mejor ni de lejos. Mi favorita era Cristina. Nosotros tocábamos (hacíamos, que es como más de músico) La calle del ritmo en el garaje de la casa de mis tíos, en La Piovera. Pero las vecinas sólo se acercaban cuando sonaba (eso sí que es profesional) Mil calles de La Guardia.

Todo este rollo, para qué? Pues primero, para recordar un tiempo que rozaba la perfección, como los Who (eran The Who, pero nosotros decíamos los Who). Segundo, para dejar claro que en mi blog escribo lo que me da la gana. Y tercero, para hablar de ritmo, que es algo fundamental en la vida.

Yo, en aquella época aporreaba (con desigual acierto, debo reconocer) una Grestch. Que si no has sido batería nunca, te quedas como estabas con ese dato. Pero si alguna vez has tocado, sabes que es un pecado mortal que lo haga un inepto como yo.

El caso es que intentaba llevar el ritmo. Malamente, claro (ahora me he pasado al cajón flamenco, que es más de mi nivel). Y hoy me he dado cuenta de que nos pasamos la vida intentando llevar el ritmo. Y no somos capaces. Nos perdemos. Me he ido, era la frase más temida en los ensayos. Hoy en día esa frase… Bueno, dejémoslo ahí.

A lo que vamos, que me enrollo (es herencia de la mamma). No somos capaces de llevar el ritmo precisamente por eso: porque queremos llevar EL ritmo. Y no se trata de llevar EL ritmo, sino TU ritmo.

Toda la vida está montada para que no puedas encontrar TU ritmo. Siempre hay alguna mano dispuesta a darle al metrónomo. A sacarte del compás. A imponerte su tempo.

Aquí es donde yo tendría que sacar el espíritu bloguero y decir que hay que luchar por encontrar TU ritmo. Pero no, la verdad. No lo sé. No sé si eso es mejor. No sé si hay que luchar por llevar el ritmo de otro. Dicen que cuando dos personas están en verdadera armonía llegan incluso a respirar al mismo ritmo. Yo lo intenté una vez y me hiperventilé (no sé si sobra el me).

A ver, haz lo que te dé la gana. Busca TU ritmo o el de otros. Yo, personalmente, intento encontrar MI ritmo. Pero ya he dicho que soy mal batería…

Nota del autor: menudo post más malo, no? Es largo, sin sentido, no dice nada…