SACRIFICIOS

Posted on April 6, 2012

4


A mí esto de la semana santa se me queda como muy antiguo, la verdad. Qué es todo este rollo de que somos malos malísimos y tenemos que expiar nuestros pecados a golpe de sacrificio? Veo lagunas.

Ahí tienes a los pobres costaleros sevillanos, llorando porque no han podido redimir sus culpas partiéndose las cervicales y aguantando el olor a choto (el olor del pecado) acumulado bajo kilos y kilos de catolicismo. Pobres. Yo creo que lloran porque piensan en todo lo malo que han hecho durante el año y se les encoge el escroto al pensar en la posibilidad de morir con tanta maldad empañando su alma.

Que también, es una cosa que no entiendo. O sea, por qué no salen los pasos si llueve? Es que se estropean, dirán. Pues uno: menuda mierda de pasos; y dos: si se estropean, se arreglan. Que digo yo que no es para tanto, cuatro gotas de nada…

Y luego está lo de ayuno y abstinencia. O sea, que no puedes comer. Eso en España se soluciona bebiendo. Así que ya me dirás tú. O que no puedes comer carne y te metes unas angulas. Joé qué sufrimiento.

Yo creo que esto hay que actualizarlo. Por ejemplo: los viernes de cuaresma, prohibido usar el móvil. Y el viernes santo, ni móvil ni internet. No digo sin tele, porque eso es un regalo, más que un castigo. Pero sin fútbol. Quiero decir, sin que salga el marca ni el mundo deportivo, que no se pueda hablar de fútbol, pensar en fútbol (pensar y fútbol en la misma frase????).

Imagínate, un día entero sin whatsapp. La muerte, no? No sabríamos qué hacer con los dedos. Sin twitter!!! Horror, ignorar qué ha desayunado el pesado de turno o si pepito ha terninado una carrera runástica (sin comentarios) o si menganito acaba de entrar en el bar de la esquina.

No sé. Yo creo que los curas deberían darle una vuelta al tema. Igual hacer una app en el ipad y que salgan todos los costaleros con uno al hombro. Y que te vayan pasando por delante de los ojos los retuits del plasta de pedrojota (afortunadamente desaparecido de mi timeline).

En fin, señores. Curas, frailes, monjas y cofrades de este país. A modernizarse toca, que estos sacrificios ya no son lo que eran.