SEMANA SANTA MONOPARENTAL

Posted on April 10, 2012

0


Que va a llover? Amos, no te amuela (me encanta esa expresión, que era muy de mi abuelo)! Así ha comenzado la semana santa para casi todos, con ligeras variaciones en el último verbo -más o menos ordinarias, según el grado de poligonerismo o poligonía del interfecto- y alguna que otra perífrasis final -rollo: cagoentoloquesemenea-.

A ver. Y qué haces ahora? Tiras de sapos y princesas (más conocido como sapos y culebras en el mundo monoparental) y echas un vistazo. Para qué? Para nada. Es parte de la rutina del monoparental. El viernes dices: venga, que este fin de semana vamos a hacer algo divertido! Pero es mentira. Todas las opciones valen un pastizal, o son una mierda o ambas cosas a la vez.

Así que, nada que rascar por ahí. Pero da igual, eres un padre super moderno y super guay!! Algo se te ocurrirá. Nada. No? No, en serio, nada. Por suerte, la primera tarde está hecha: el lego star wars de la wii es apuesta segura. Antes de eso, a comer a hollywood, que el menú de mediodía está barato y con el infantil te regalan el vaso. Otra de las rutinas monoparentales; tú le dices: el vaso no nos lo llevamos, verdad?, que ya tenemos muchos… Y al llegar a casa, tienes uno más, claro.

Al tercer día de lluvia, sueñas que le revientas la cabeza a george lucas con el sable laser de darth vader, que pones una bomba en la sede de nintendo y luego le pegas fuego a la fábrica de lego.

Ya te lanzas a la calle. A qué? A lo que sea. Da igual. Con la excusa de que ha salido un rayo de sol, te vas a dar una vuelta por el pueblo y a comprar pan de torrijas (toda una odisea en viernes santo). El rayo de sol se va y te pelas de frío. Vuelta a casa

Que no se diga que no has rezado esta semana santa. Rezas para que deje de llover, rezas para que pongan algo en la tele, rezas para que el mando de la wii se quede sin batería, rezas para que vengan los marcianos de mars attacks y te vuelen la cabeza… Las estaciones, las procesiones y de todo. Pero un concepto diferente.

El domingo por fin sale el sol y te echas a la calle como un poseso. Todo vale, siempre y cuando sea al aire libre. Lo que traducido a madrileño significa terraza, terraza, terraza.

El lunes llega rápido y por la espalda. Y te vuelves a quedar con cara de tonto, como los santos de los cuadros del renacimiento. Rezando para que vuelva pronto y haga buen tiempo.