TENEMOS UN PROBLEMA (Una novela por entregas del siglo XXI) #11

Posted on April 20, 2012

0


De vuelta a su casa, Maraña sólo veía desolación. Quedaban la cama y el sofá. Por no tener, no tenía ni nevera ni televisión. Podía haberse quedado en la casa cuartel, pero nunca le había gustado. Decía que eso no era sano ni para los guardias civiles, ni para las familias. Qué es eso de vivir en el trabajo?, decía siempre.

Ahora le venían a la cabeza tantos momentos vividos entre esas cuatro paredes. El día que llegaron, con su mujer cabreada como una mona por el nuevo traslado.

Yo ni deshago las maletas, fíjate lo que te digo –protestaba. Total pa qué? Si dentro de dos días te mandarán a otro sitio… Con lo a gusto que estábamos en Ronda.

Parecía mentira que tantas protestas se hubieran convertido en tantas alegrías.

Si hasta me da pena irme –reconoció al despedirse del que había sido su hogar durante los últimos quince años.

Y ahora él recorría las habitaciones vacías, en las que habían crecido sus hijos, se habían hecho mayores, de las que se habían ido. Tan lejos todos. Madrid, Dallas, Santiago de Chile…

Hay que joderse. Toda una vida te vas dejando en los sitios –suspiró.

Se sintió solo, mayor y cansado. Agarró el teléfono y lo devolvió a su sitio. No sabía qué decirle a su mujer. Por qué llamaba. Se tumbó en la cama y, por primera vez en toda su vida de casado, se cambió al lado derecho, al lado en el que ella dormía siempre. Olía a ella. Respiró profundo y cerró los ojos. Pero tardó en dormirse.