VIDA MODELNA

Posted on April 24, 2012

0


Esta vida modelna que llevamos no veo yo que sea un verdadero avance para la Humanidad.

O sea, se pega uno todo el día currando después de cuatro horas de sueño. Hoy, como ha habido suerte, a eso de las 20.00 consigues llegar al gimnasio. Que hay que cuidarse, que el otro día a (PONGA AQUI EL NOMRE QUE LE VENGA A LA CABEZA) le dio un infarto. No jodas! pero si tiene mi edad. Pues eso.

Sales del gimnasio a las 21.30 sin saber muy bien para qué has ido ni qué has hecho. Siempre está el típico zumbao que te suelta la parida esa de es que yo, si no voy al gym (suelen decir gym, que es como más cool), me siento mal. A ver, yo me siento mal cuando voy! Echas el bofe, te duele todo y, al día siguiente, más todavía. No puedes ni levantarte de la cama. O sea, como una resaca, pero sin la parte divertida.

Llegas a casa con ganas de patatas fritas, cheetos… lo que sea que ponga matutano. Pero no tienes nada. Pero nada de nada. Unos p*** picos integrales (ein???). Abres la nevera y es la desolación. Lo más sexy es una botella de agua con gas.

Acabas bebiéndote el agua con gas -con hielo y limón para imaginarte que es un gintonic-, mientras mojas los picos integrales en queso de ese de untar (light, por supuesto).

Pero qué vida es esa???

Mi padre curraba lo mismo que yo, probablemente. Pero al salir del laboratorio se iba de cañas con los compañeros (ahora lo llaman afterwork). De ahí a casa, a sentarse en el sofá y atizarse una heninger (o dos), con sus patatas fritas, aceitunas o lo que se terciase. Y a meterse en el pecho un puñao de fetén. No creo que pisara un gimnasio en su puñetera vida. Y, como se acostaba medio tostao, dormía sus ocho horas como un campeón.

Vida moderna? Amos no jod***