TENEMOS UN PROBLEMA (Una novela por entregas del siglo XXI) #13 y #14

Posted on April 27, 2012

0


Me cago en mi vida perra… -A Maraña le sudaba hasta el tricornio. Putos aviones de los huevos…

Qué es esa mierda de que no se puede quitar un asiento? Se quita el asiento y ya cabe Abebe.
Que cabe quién, mi comandante? –Maraña lo fusiló con la mirada y acarició inconsciente la culata del arma.
El negro, coño, que cabe el negro.
Subsahariano, mi comandante. Maraña deseó ser legionario para cruzarle la cara al imbécil de Peláez.

No se puede, mi comandante. –Maraña se ciscó en sus muelas entre dientes y salió pateando la escalerilla del avión. Su puta madre.

* * * * *

Abebe seguía en cuclillas, en medio del calabozo. Maraña lo miró con cara de preocupación. Todavía le retumbaba en los oídos la bronca del coronel.

Tú verás cómo te lo montas, Pepe, pero el negro esta noche no duerme en el calabozo. Haz lo que te salga de los cojones, pero no lo quiero aquí, que al final me vas a buscar un disgusto.

José Vicente Maraña era guardia civil hasta los tuétanos y sabía que cuando el coronel gritaba, a él le tocaba callarse. Ya le tocaría a él chillar a los suyos. Era la cadena de mando, así funcionaba el cuerpo y funcionaba como un puto reloj suizo.

Así que, el comandante Maraña entró más comandante que nunca y dando más voces que nunca en el calabozo. Se cagó en el guardia, en el Marca, en el tiempo y en la puta madre que los parió a todos. Se cagó en África y en Europa, en la frontera y en la inmigración. Y, para terminar, se cagó en su propia madre, como mandan los cánones.

Ábreme la puerta –espetó al guardia.
Qué va a hacer con él, mi comandante?
Yo qué sé, qué cojones voy a hacer con él. –le hizo un gesto al keniano.
Tú, Abebe, vente conmigo, anda.