NADA ES LO QUE PARECE

Posted on May 10, 2012

0


Ayer ganó el Atleti. Creí que me pondría a dar botes y a celebrarlo. Pero uno ya está mayor para eso y, además, los jugadores del Athletic Club me cortaron el rollo.

Uno espera que un futbolista sea un mercenario al que lo único que le importa es el dinero y salir guapo en las fotos. Pero ahí tienes a esos tipos, llorando como magdalenas porque no habían ganado la final.

Hoy he quedado a comer con un megadirectivo de una supercorporación. Y, claro, piensas que será el típico capullo que trabaja con el único objetivo de ganar más dinero sin importar cómo, a que sí? Pues no.

Las grandes empresas están formadas por personas, algunas excepcionales, que luchan por dar una vida mejor a los demás. A mí no me ha sorprendido, porque al sujeto en cuestión lo conozco hace veinte años y siempre ha sido así. Pero me he encontrado otros muchos casos como él a lo largo de mi vida.

Luego, para terminar de rematarlo, alguien ha intentado mangonear a mi grupo de alumnos. Tienen entre 14 y 16 años, así que pensaba que les marcarían un gol, en el más puro estilo Falcao.

Sin embargo, se han enfadado, han protestado, poco menos que se han declarado en huelga… He tenido que ser yo quien les dijera que se dejaran meter el gol.

Nada es lo que parece. Bueno, tal vez eso es exagerado, pero muchas cosas no son lo que parecen. El Atleti jugó como un equipazo, los leones lloraron delante de medio mundo, los directivos son buena gente y los adolescentes son jóvenes, pero no idiotas (aunque los adultos piensen lo contrario).

Así que, la próxima vez que juzgue a alguien, creo que me lo pensaré dos veces.