ADOLESCENTES CON MUCHO QUE DECIR

Posted on May 15, 2012

0


Uno de los males de la Humanidad (no diría yo que el mayor, pero seguro que en el top ten) es que, a partir de la adolescencia, todos pensamos que los de nuestra edad somos los listos y que los demás no tienen ni idea.

A ver, es normal, qué quieres que te diga. Yo tengo suerte de que mi hijo no llega a los nueve años y todavía cree que papá es dios. Pobre…

A partir de la adolescencia, el hijo piensa que su padre es un burgués que no tiene ni idea del mundo actual y de los problemas que lo acucian (a él, no al mundo). Y el yayo… bueno, el yayo está pallá.

El padre piensa que su hijo es un descerebrado que sólo se preocupa de divertirse y que no tiene ni idea de lo que le espera en la vida. Y papá… bueno, papá ya no es el que era.

El abuelo mira al hijo y al nieto y piensa que la vida es dura y que estos dos no tienen ni idea porque se lo han dado todo hecho.

A los abuelos, de tarde en tarde alguien les echa cuenta. A los padres, todo el mundo. Y a los adolescentes? A los adolescentes sólo los escuchan los fabricantes de videojuegos y de sagas pseudoliterarias, con el único objeto de venderles más.

Pero son adolescentes, no imbéciles (no es la primera vez que lo digo).

Dentro de unas horas, dieciséis de ellos le van a decir a quien quiera escucharlos que tienen soluciones para la crisis. Y no son tonterías. Son propuestas serias, fruto de la investigación y la creatividad.

Ellos lo van a decir. El que no crea que merezca la pena escucharlos es el verdadero imbécil.