Estimado sr. Presidente

Posted on May 28, 2012

3


Estimado sr. Presidente,

Me dirijo a vd. porque hace unos años hice una inversión. Se trataba de un activo altamente rentable, con una valoración realizada por expertos independientes que le asignaba un valor de un diez por ciento por encima del precio de mercado. Se trataba, pues, de una buena inversión –según esos mismos expertos-.

Debido a las actuales condiciones de mercado, que son totalmente ajenas a mi gestión, la calidad de esa inversión se ha deteriorado de forma notable, hasta el punto de haberse convertido en lo que los economistas denominan un “activo tóxico”.

Pese a que mis provisiones y dotaciones de capital para insolvencias se situaban muy por encima de lo exigido por la ley e incluso el principio de prudencia empresarial; y mi ratio de apalancamiento no alcanzaba el cuarenta por ciento la situación actual me impide absorber el citado activo, porque mi balance no es capaz de soportarlo.

Por tanto, considero adecuado que, siguiendo el ejemplo de lo acontecido con otras instituciones, se inyecten en mi balance quinientos mil euros con el fin de evitar una caída que tendría consecuencias desastrosas para la economía local. La desconfianza que generaría en otras personas en situaciones similares a la mía provocaría, sin lugar a dudas, una caída notable del consumo que arrastraría al comercio y la industria y, en definitiva, a la debacle económica de nuestra localidad.

Por este motivo, apelo a su ya demostrada sensibilidad para este tipo de situaciones y su visión de futuro para implementar medidas que beneficien a la economía y al conjunto de la sociedad.

En la confianza de que su sensatez le hará dar una respuesta positiva a mi solicitud, se despide atentamente este que besa su mano.