TENEMOS UN PROBLEMA (Una novela por entregas del siglo XXI) #19

Posted on May 30, 2012

0


El último día de Maraña en el cuartel fue corto y lleno de despedidas, como un entierro. Pero lleno también de buenos deseos. Cuánto te vamos a echar de menos, cuídate mucho, ahora no te vayas a tirar todo el día en casa sin salir como un viejo… Más tópicos.

A las tres, Maraña cogió a Abebe, la maleta con las cosas que le quedaban, la foto firmada por el rey que le habían regalado la noche anterior (menudo regalazo, eh Pepe?, no te quejarás…) y la escopeta de perdigones que también le dieron (ahora podrás disparar a los conejos, en vez de a los inmigrantes!!!) y lo metió todo en el 1430 que era la niña de sus ojos desde hacía más de treinta años. Verde, por supuesto.

Hala, vamos pa’l pueblo –le dijo a Abebe. Ni el propio José Vicente Maraña, ya ex-comandante de la guardia civil, pudo evitar esbozar una media sonrisa cuando el africano le indicó por señas que pusiera el famoso cedé de bandas militares. Y ahí se fueron los dos, marcando el ritmo en el volante y el suelo del coche, viendo desfilar el paisaje por las ventanillas y parando de vez en cuando (hay que descansar, Abebe, que luego vienen los accidentes –decía Maraña con el carajillo en la mano, mientras el otro le miraba con cara de no entender nada).

Poco a poco, el mar dejó paso a las montañas, la tarde al anochecer y Maraña sintió que, por fin, después de tanto tiempo, volvía a casa.