TOBY, BIENVENIDA

Posted on June 5, 2012

0


Toby ya está en casa. Toby es una tortuga. Ha llegado como lo hacen todo las tortugas: con paciencia, despacio y sin hacer ruido.

Toby puede parecer un capricho, una ventolera. Pero ya sabemos todos cuánto viven las tortugas, así que lo más probable es que se quede en nuestras vidas (la de mi hijo y la mía) durante bastantes años.

Toby guarda. Cuando voy a darle los buenos días, todavía queda un palito de comida flotando desde la noche anterior. A veces, no la encuentro (a Toby, digo) y me da un vuelco el corazón. Pero luego la descubro escondida bajo su escalera de plástico, añorando tal vez la seguridad de su vida anterior.

Toby me mira por la noche, cuando llego de trabajar, con sus ojos profundos. Si la cojo para ponérmela un poco en la mano y que me haga cosquillas, se mete en su caparazón, miedosa, pensando que tal vez le pueda hacer daño. Al cabo de un rato, saca despacio una pata y tantea. Después van las otras tres y la cola. Y, finalmente, la cabeza.

Toby ha llegado y, a su manera, ha alterado nuestra rutina. Se cuela en nuestras conversaciones guasaperas, en nuestros recuerdos, en nuestros planes de futuro. Sin hacer nada. Sólo estando ahí, con su mirada tranquila que transmite tanta paz.

Toby, bienvenida.

Posted in: INCLASIFICABLES