PREOCUPACIONES DE DIA FESTIVO POR LA TARDE

Posted on August 15, 2012

0


Estos días feriados en medio de la semana son un peligro, la verdad. Porque claro, estás cosido al sofá, vegetando, y te da por pensar. Y piensas tontunas. Qué vas a pensar.

Hoy me ha dado por pensar en qué es lo que me preocupa de verdad. Y me he dado cuenta de que no es el calentamiento global, ni ninguno de los temas de los grandes debates. Lo que me preocupa de verdad son las cosas pequeñas, que para eso uno lo es.

Me preocupa que los niños vean bob esponja, con ese bicho amarillo que es absolutamente borderline y su amigo sin techo y claramente mermao (sigo diciendo que es un teletubbie disfrazado, como aquellos nazis que se escondían en brasil); y que la opción para los más pequeños sea dora la exploradora (sin comentarios).

Me preocupa que existan juan magán, pitbull, los cantajuegos y los loops; y que los nacidos después de 1980 no sepan quién era robert johnson.

Me preocupa que la gente no planche (tengo que escribir un post sobre eso), que no cocine o prepare siempre lo mismo; y que los niños crean que los tomates se crían en las estanterías de el corte inglés.

Me preocupa que la gente sepa más de fútbol y de gintonics que de literatura; y que se lea más el marca que la conjura de los necios (todo el mundo sabe quién ha sido bota de oro este año y nadie quién ha ganado el nobel).

Me preocupa que haya botellones, no por el hecho en sí (contra el que no tengo nada), sino por la falta de oferta de ocio para los jóvenes (adecuada a sus necesidades, quiero decir) que pone de manifiesto; y que encima se metan con ellos por tratar de divertirse sin que les estafen seis (o dieciséis) euros por una copa.

Me preocupa que al preguntar a un chico de 15 años qué quiere hacer cuando sea mayor diga una profesión, en lugar de un sueño; y que cuando se lo preguntas a los 18, diga lo mismo.

Me preocupa que la gente no lea, no escriba, no cante, no baile, no toque un instrumento, no quiera hacer el ridículo: y que la cultura sea lo último siempre (justo antes de la educación).

Me preocupa que a la gente no le parezca caro pagar treinta (o trescientos) euros por una entrada de fútbol, pero no vayan a un museo porque cuesta tres (o trece); y que no lo hagan ni siquiera cuando es gratis.

Me preocupa que los niños y los adolescentes tengan que aprender la teoría de las cosas y no la práctica; y que deban pasarse horas sentados delante de una mesa (lo que es completamente antinatural, pero eso sí, luego mucha campaña contra la obesidad infantil).

La verdad es que me temo que realmente me preocupan tontunas. Y tal vez lo que más me preocupa es que sólo me preocupan en las tardes de días festivos…