HE DESPEDIDO A MI CONCIENCIA

Posted on August 24, 2012

0


Sí, sí. Como suena. Me he buscado a otra (que dicho así, suena raro). Es que no dejaba de decirme tonterías. Que si ve al gimnasio, que si duerme más, que si hay que disfrutar con moderación.

Y le he dicho que estaba harto. Que consideraba que el nivel de satisfacción por sus servicios estaba muy por debajo de mis expectativas (me sale el consultor que llevo dentro, de cuando en vez). Vamos, que se fuera a la mierda.

Ahora tengo una voz de la conciencia que está mucho más alineada con mi estrategia vital. Por ejemplo, me dice: que vas a ir al gimnasio? Ni de coña hombre, es viernes, quédate pegado al sofá! Me asegura que los gintonics son buenos (con la compañía correcta); que la vida es para disfrutarla SIEMPRE; que si algo no me hace sonreír, no merece la pena.

El otro día, por la mañana, va y como si nada me suelta (seguro que me perdona el plagio): Feliz día, no corras y disfruta mucho de todo, hasta de lo que creas que no te gusta, porque te aseguro que hasta en eso hay algo por lo que sentirte feliz, ya sólo el hecho de levantarte cada día y poder hacer cosas es una bendición. Tener ojos para ver cosas bonitas, brazos para abrazar, boca para besar a los que quieres, piernas para correr o no, hacia donde quieres y con quienes quieres, corazón para sentir, manos para acariciar, alma para saber que estás vivo…Todo eso es un regalo del cielo cada día cuando nos levantamos, a pesar del traje, la oficina, las tarjetas de crédito y tener que correr.

Qué quieres que te diga, me parece mucho mejor concepto que el de estar dándote la matraca todo el día con lo que NO hay que hacer.

Me gusta esta nueva voz de la conciencia. Seguro que nos lo pasaríamos bien tomando un gintonic tranquilos.