CON GANAS

Posted on August 28, 2012

2


Desde hace unos días, llevo en el coche un cd de chillout. A ver, no es que haya descubierto ese tipo de música ahora. Siempre la había escuchado. Aunque creo que con otros oídos. Con esto de llevarla por la carretera y por Madrid, me he dado cuenta de qué es lo que me gusta.

El chillout es una música extraña. Por la mañana, me da energía y buen rollo para empezar el día. Mientras trabajo, me ayuda a concentrarme y a desconectar cuando necesito un descanso. Y, al volver a casa, me relaja. Es raro, no? Tiene efectos contrarios según el momento del día. El caso es que voy por la vida enganchado al chillout, sin querer oír otra cosa. En el coche, en el ordenador y en la bberry.

Lo que hace que me guste el chillout es… A ver cómo lo explico. Por ejemplo, hoy que es un martes normal y corriente, como cualquier otro, me he descubierto a mí mismo con la sonrisa de oreja a oreja, con ganas de saltar, de cantar, de bailar, de hacer el idiota, de bañarme, de secarme al sol, de mirar esta noche la luna y las estrellas. En resumen, me he descubierto con ganas de vivir y disfrutar la vida.

Así, sin motivo ni razón. Sólo porque he puesto chillout y me ha dado ganas. Porque lo importante en esta vida es tener ganas. Ganas de qué? Eso es secundario. Pero veo todos los días gente que hace las cosas porque hay que hacerlas, porque es lo que se espera de ellas. Sin pasión, sin felicidad, sin ganas.

Me gusta el chillout. Me gusta el efecto (los efectos) que tiene en mí, en mi espíritu. Me gusta que me dé ganas. De lo que sea, pero ganas. Porque sigo pensando que lo único que merece la pena es lo que se hace con ganas. Como decían Señor Trepador, me despierto y ya te tengo ganas. Claro!

A todos los que andan por la vida abúlicos, enchufados al soma del fútbol y la televisión, en un matrix creado por ellos mismos, les recomiendo que vayan a la tienda más cercana (sí, aunque parezca mentira, quedan tiendas de discos por ahí) y se compren todo lo que encuentren de Café del Mar, por ejemplo. Que empiecen el día escuchándolo y que lo hagan varias veces durante la jornada. Y, si no les sirve el chillout, que busquen otra cosa. Pero, por dios: que no falten ganas!!!