UNA VUELTA ENTERA A LA VIDA

Posted on September 14, 2012

0


(Es un post largo, pero no quería que fuese más corto)

Ayer, en doce horas, me di una vuelta completa a la vida. Así, como suena.

Por la mañana, fui a grabar un vídeo a un futbolista. Uno de esos de relumbrón. Absoluta estrella mediática en todo el globo.

Antes de conocerlo, no me caía muy bien, la verdad. Pero, como pasa casi siempre, después de pasar un rato con él, me pareció simpático, agradable, trabajador… Un buen tipo.

A su alrededor, todo son nervios, lujo, preocupación por cosas tan absurdas (cuando las pones en perspectiva) como un logo inadecuado.

La vida de las estrellas. De los admirados. De aquellos a quienes sueñan con suceder algún día chavales como mi propio hijo.

Ricos. Famosos. Gente de éxito.

Después, por la tarde, estuve en la grabación de otro vídeo. Esta vez, con la Fundación Cuentasueños (antes de seguir leyendo, visita su web http://www.dreamtellers.org. He dicho que la visites ANTES de seguir leyendo!!).

Dos chicas y cuatro chicos de Uganda (es un país, míralo en la wikipedia), entre 18 y 28 años aproximadamente (luego explico esto) nos hicieron sentir algo simplemente indescriptible con palabras.

Con sólo sus voces y sus bailes, nos hicieron llorar (literal), reír, nos pusieron la piel de gallina… En resumen, nos hicieron sentir humanos, hecho que no sucede todos los días, como diría Eugenio.

Viven en un orfanato en su país. Gracias al esfuerzo de Elisabeth y su marido, casi treinta jóvenes tienen la posibilidad de una vida mejor a cambio de muchos sacrificios y esfuerzos (otra web que no puedes dejar de visitar http://www.musicaparasalvarvidas.org).

Cantan como si no fuesen de este mundo. No sólo por lo bien que lo hacen, sino por ese sentimiento, energía (ya que estoy con ese rollo últimamente), emoción o lo que sea que sacan de dentro.

Tímidos, te saludan a la africana, con esa forma de estrechar la mano un poco más prolongada que los occidentales, como si quisieran aprovechar un segundo más de ese contacto contigo, como si desearan dejarte algo más de sí mismos.

Probablemente, ni siquiera son conscientes de su talento. Algunos tampoco saben dónde ni cuándo nacieron (ahora entenderás lo de las edades). Y, por supuesto, no creo que tengan ni la más remota idea de lo que despiertan en su audiencia.

Pobres. Desconocidos. Gente de éxito.

Estrellas mediáticas y de las de verdad. La vuelta a la vida en doce horas.