PERSEVERANTES Y/O CABEZOTAS

Posted on September 24, 2012

0


Haz una cosa. Antes de empezar, entra en el blog de Pita y lee su post sobre la perseverancia (http://www.blogdepita.com/2012/09/24/¿perseverancia/).

Le contesté por twitter que yo carezco de ella (de perseverancia, se entiende). Y ella (Pita en este caso) lo pone en duda.

Es normal. Porque yo, cabezota, cabezota, soy. Pero es que no es lo mismo que ser perseverante.

Una persona perseverante (qué bien suena) es alguien que tiene una idea en la cabeza y no para hasta lograrlo. Y un cabezota? Pues lo mismo. Entonces?

La diferencia entre un perseverante y un cabezota es que el perseverante no cree tener razón y, por tanto, probará mil soluciones hasta dar con la correcta. Un cabezota, au contraire, está convencido de tenerla (la razón, digo) y se seguirá dando golpes contra la pared, hasta romperla.

O sea, un perseverante tiene más probabilidades de éxito que un cabezota, porque este último (yo, por ejemplo) necesita que se produzca un cambio en el escenario para que sus acciones tengan una consecuencia diferente.

Vamos, que el perseverante se adapta al mundo y el cabezota pretende que el mundo se adapte a él (eso explica muchas cosas de mi vida…).

Me gustaría dejar de ser cabezota? Pues la verdad es que no. Ya lo he dicho antes: los cabezotas siempre creemos tener razón. Así que, que cambien otros.