VOLVER AL PUEBLO

Posted on October 10, 2012

0


Volver al pueblo es volver a casa y no volver. Es sentirte un poco como en less than zero, sólo falta new kid in town sonando para completar la escena. Es como que todo sigue igual, pero todo ha cambiado.

Las calles siguen estando, ahora adornadas con falsas luces de navidad, verdes, rojas y ámbar (que es el color de esas frutas que sólo dan los semáforos). No existían cuando vivías allí. Ya no las conoces, te pierdes, han cambiado de sentido.

Los descampados de antes son colegios. Los bajos de las casas sufren la plaga de los comercios-yogur. Lo que ayer olía a polvo y a obra, hoy huele a ambientador de oferta y a orín de perro.

De cuando en vez, te das de bruces con aquel mundo. El mismo parque, los mismos columpios. El mismo edificio en el que viviste tantos años y en el que ahora no quieres entrar, por miedo a la decepción.

Volver al pueblo es volver a esos años en que fuiste feliz de verdad, en que todo iba bien. Y, de repente, te das cuenta de que no tienes ni un solo mal recuerdo allí. Que es lo único que, de verdad, echas de menos en el fondo de tu corazón.

Un tiempo que sabes que se ha ido, para siempre. Que nunca volverá. Las calles seguirán teniendo aceras de verdad, en vez de tierra apisonada. Los peatones seguirán cruzando por los pasos de cebra, en lugar de parar los coches con un gesto de la mano.

Y, aunque no suene, en tu cabeza escuchas cada nota de new kid in town, cada estrofa. Volver al pueblo es volver a casa y no volver.

Posted in: INCLASIFICABLES