CARTA A PAPA NOEL

Posted on December 20, 2012

5


Querido Papá Noel:

No sé si este año habré sido bueno o no, porque eso depende de los estándares de cada uno. Si para ti lo he sido, esta vez, en lugar de vaciar tu saco en mi casa, quiero que lo llenes. Que lo llenes de todo lo que me sobra, todo lo que no quiero tener.

Quiero que te lleves mis relojes, todo aquello que tenga una alarma o que marque una hora; que no quede nada que rompa el ritmo natural de la vida.

Quiero que te lleves mis zapatos, mis zapatillas, incluso mis shanclas; que no quede nada que me haga recorrer un camino que no es el mío.

Quiero que te lleves mis miedos, mis malos rollos, mis mosqueos, mis obsesiones; que no quede nada que levante un muro entre la belleza de la vida y mis ojos.

Quiero que te lleves mis trajes, mis corbatas, toda mi ropa; que no quede nada que me impida sentir la naturaleza en mi piel.

Quiero que te lleves mi almohada, cargada de consultas, de preocupaciones sin sentido; que no quede nada que me distraiga de lo que en realidad es importante.

Quiero que te lleves mi dinero, mis cosas de valor; que no quede nada que desvíe mis objetivos de la verdadera felicidad.

Quiero que te lleves mis vergüenzas, los convencionalismos, la buena educación; que no quede nada que me aleje de la sencillez y pureza de la niñez.

Quiero que te lleves mis críticas, mi sensación de estar ni siquiera un milímetro por encima de otra persona; que no quede nada que me sitúe a un nivel diferente del resto del universo.

Quiero que te lleves mi pasado y, sobre todo, mi futuro; que no quede nada que me despiste de vivir cada segundo como si fuese el único.

Quiero que te lleves los aplausos, las felicitaciones, la admiración de los demás; que no quede nada que no me haga percibirme tan pequeño como soy.

A cambio, prometo no volver a pedirte nada, nunca más.