NAVIDADES MONOPARENTALES: DOCUMENTALES

Posted on December 29, 2012

0


Uno, que va por la vida de padre comprometido con la educación de su hijo, repasa con él lo que le espera el próximo trimestre. Y hétenos aquí que, en Science (el colegio de mi hijo es bilingüe. Cosa que agradezco, porque cada vez que oigo a alguien hablar de la asignatura de Cono, se me revuelven las tripas) toca el sistema solar.

Claro, la primera en la frente. Papá, te sabes los planetas? Y tú, pensando en Iván Ferreiro y sus colegas. Pues, espera… Mmmm… Plutón… Plutón no es un planeta (WTF??? Quién ha sido el que ha decidido que Plutón no es un planeta? Serán mamones…) Marte, Júpiter… No tienes ni idea. Y te los recita por orden de proximidad al sol, con esa cara de repelente que les sale a los niños cuando se saben algo que tú ignoras.

Pero, claro, el padre eres tú. Y no puedes permitir que la cosa quede así (recuerda que estamos en fase de papá es superman). Te lo llevas a la biblioteca y pillas el arma más terrible inventada por el ser humano: un documental de discovery channel (hay otra peor, uno de Stephen Hawking, pero si tiene pesadillas, es a mí a quien despierta, no sé si me explico). Se va a cagar el niño este.

Ahora, a ver cómo lo convences para verlo. Yo, para esto, reconozco que soy del género expeditivo. Qué prefieres, treinta y seis divisiones de tres cifras en el cociente o ver el docu? Éxito garantizado. Busque, compare y, si encuentra algo mejor, cómprelo (Manuel Luque, dios del marketing ibérico. Quienes sean de una quinta posterior a la mía, se acaban de perder).

El docu, en inglés, of course. Y comienza la diversión. Ahí te das cuenta de cómo funciona en realidad la mente de un niño, de que el mundo de los adultos está a años luz del suyo (por cierto, trata de explicarle que un año luz es una unidad de distancia, no de tiempo. A ver si hay güevos).

Por ejemplo: hace 65 millones de años, un meteorito chocó contra la Tierra en la zona del golfo de México – Papá qué año era ese? – Pues el 65 millones antes de Cristo – Hala, antes de Jesús existía el sol?

Otra: dentro de cinco mil millones de años, el sol engullirá la Tierra – Papá, eso es en el año 7012 (él, los ceros los obvia a su antojo, estén en el lado que estén); quién estará vivo? Estaré vivo yo (lo de que tú has palmado, lo tiene meridiano)? Estará vivo Harry Potter (te dan ganas de contestarle: ese no, porque Voldemort no habrá podido con él, pero voy a ir yo a Londres a correrlo a gorrazos)?

Como se pasa todo el docu preguntando y haciendo comentarios (los niños son incapaces de ver algo calladitos), no te enteras de la mitad de las cosas. Que, la verdad, te da lo mismo, porque mañana se te va a haber olvidado. Pero lo importante es pillar un par de datos de esos para lucirte en momentos chungos. Tipo, papá sabes hacer la prueba del nueve (que yo sepa, ya no se hace, como la de la rana)? No, pero a que no sabes por qué en el interior del sol hay selenio (no era eso, pero ya digo que no me enteré bien)?

Eso sí, cuando termina te dice mañana cogemos otro del clima, que también me toca. La imagen mental de Al Gore en la pantalla de tu maravilloso iMac hace que un escalofrío te recorra la columna vertebral. Bueno, ya si eso, ya eso.

Durante el roll-up de créditos, te suelta de mayor, quiero ser astrónomo. Y tú le contestas aquello de vale, de momento, vamos a jugar un rato al fútbol, a ver si hay suerte y, si no, ya intentamos lo de estudiar…