RELATOS DE INVIERNO: CON EL GUAPO SUBIDO

Posted on January 11, 2013

0


Con el guapo subido, su traje negro de hugo boss favorito, corbata y camisa a juego y wayfarer, Sisenando Maraña hace bostezar a su db9 volante y se prepara para afrontar el mundo.

Casi sin darse cuenta, repite su mantra (mitad rutinario, mitad improvisado) de forma constante. Soy el mejor, el puto amo, el más listo, el más guapo, no soy el más rico pero soy el rico al que mejor le sienta un boss del mundo, soy poesía en movimiento, soy dios.

Se detiene ante un semáforo. Hace tiempo que dejó de percatarse de cómo le mira la gente. Los cuentos de hoffman atruenan por las calles de madrid.

Mira a su alrededor con aires de superioridad, porque es superior. Y se deja bañar por la envidia disfrazada de desprecio que le envuelve.

El único destino, la cumbre; el único camino, hacia delante; el único descanso, trabajar; el único amor, el que siento por mí mismo… La retahíla no termina nunca.

Cuando ve a un mendigo, vuelve la cara; cuando hay noticias en televisión, cambia de canal; cuando le cuentan una historia triste, se excusa y desaparece. El mundo debería ser hermoso y feliz, sin dramas ni tragedias.

Y, cuando por fin llega a casa, después de un duro día de trabajo y un afterwork tan trendy y cool como él mismo, se mira en el espejo del ascensor y se sonríe al verse con el guapo subido.