DE TIGRES Y OVEJAS

Posted on January 30, 2013

0


Ayer, una de las personas más inteligentes que he conocido (aunque lo negará, ya verás), me mandó una frase. Hoy me la ha vuelto a enviar, porque la verdad es que merece la pena leerla dos veces, por lo menos.

The tiger doesn’t loose sleep over the sheep’s opinion.

O algo parecido. Pero vamos, que al tigre, lo que piense la oveja se la refanfinfla. Así, en castellano.

La cuestión es si eres tigre o eres oveja. O, mejor dicho, cuándo eres una cosa o la otra. O con quién.

Por qué, por quién pierdes el sueño? Claro, por cosas superimportantes, porque eres una tía o un tío superimportante. Vale.

Ahora, piensa en qué o quién te quitaba el sueño hace un año. Y hace dos? Y hace diez???

Como decía el gran Scrooges, Bah, humbug! Ni te acuerdas. Y, si lo haces, ya no te importa.

Así que, ya sabes, esta noche, cuando te pongas a comer techo, piensa que lo más probable es que lo que te esté agobiando, en muy poco tiempo no signifique nada.

Porque la verdad es que somos un poco mendrugos y se nos cae la vida por los agujeros del bolsillo de la angustia y la ralladura.

Deja de ser oveja y procura ser un poco más tigre. Y, de cuando en vez, sé pez: olvida. Que la memoria, según para qué, tampoco es buena.