RELATOS DE INVIERNO:TRIGO

Posted on February 15, 2013

0


PD: hoy he conocido a unos padres que son un ejemplo para cualquier padre. A ver si adivinas en este relato quiénes son.

Había una vez dos hortelanos que tenían sus campos pegados el uno al otro. El primero de ellos se esforzaba cada temporada por hacer crecer trigo en su parcela. Tenía un montón de libros sobre el tema, que ocupaban una pared entera de su casa. Seguía las instrucciones de los estudiosos: analizaba la composición de la tierra, respetaba la distancia entre semilla y semilla, regaba la cantidad exacta de agua y abonaba también según las medidas. Contaba con todo un almacén de cubetas, calibres y metros para asegurarse de que no se equivocaba. Construía una guía para cada planta, con el fin de que creciese perfectamente vertical, sin desviarse un milímetro.

Cada temporada, recogía la misma cosecha. Era un placer ver, justo antes de comenzar la siega, todas las plantas del mismo tamaño, colocadas en su sitio perfecto. Ni una sola mala hierba ensuciaba el paisaje. Era, sin duda, la envidia de muchos, no sólo por eso, sino porque, si lo racionaba bien, tenía el trigo justo para vivir todo el año.

Su vecino, por el contrario, era un desastre. En lugar de seguir los manuales, se limitaba a hacer lo que le daba la gana. Iba tirando las semillas al tuntún, no arrancaba las malas hierbas, regaba cuando veía la tierra seca y con una manguera, sin medir cantidades, ni nada parecido.

Como era de esperar, su campo reflejaba tanto desorden. Se apelotoban en un rincón los tallos de trigo, mientras por otro lado crecían flores silvestres. En medio de la parcela, un olivo restaba terreno disponible. A veces, sus perros jugaban en pleno sembrado o él mismo se tumbaba sobre el suelo a mirar las nubes o leer.

Hubiera preferido tener otro vecino, uno que siguiera las normas, que fuese más riguroso, más organizado. No le gustaba aquel tipo al que, no sólo le sobraba trigo, sino que era de más calidad y, además nunca le faltaban aceitunas para el aperitivo, ni flores para adornar su casa.

Posted in: Uncategorized