SEMANA SANTA MONOPARENTAL: PORT AVENTURA #1

Posted on March 28, 2013

0


Como eres mongolo (una vez más, que nadie se ofenda), porque lo eres, no se puede negar, el martes santo vas, llamas y reservas tres noches en port aventura para el niño y para ti. Así, sin despeinarte.

Tienes suerte de que algo en mi cerebro provoque un funcionamiento ligeramente anormal, porque en 18 horas de viaje, ya tengo material para cinco o seis mil posts. Pero te librarás, probablemente, por la citada tara y la laxitud habitual en mí.

Pero este te cae sí o sí.

Estaba yo con el niño en la habitación, en ese tiempo hijo-padre tan de manual, con nuestros juegos, nuestras risas y, en general, nuestras gansadas, cuando voy y, siguiendo el modelo de los psicólogos de reforzar los momentos positivos de la jornada, se me ocurre preguntarle qué ha sido lo que más le ha gustado de este primer día portaventurero, apostando mentalmente por la atracción que pensaba que sería la ganadora. Y va y me suelta esto, lo que estamos haciendo ahora mismo y el rato de la piscina.

Tócate los…

Que sí, joé, que los padres somos tontolojcohone; que no quieren port aventura, ni tresdeese, ni güii, ni vainas. Que son tan pobrecicos, que se conforman con algo tan shungo como nosotros mismos.

Toda tu comedura de coco de venga, que nos vamos, que en navidad no hemos salido y este verano sólo tuvimos cinco días de vacaciones, que se mueran los feos, que nos lo hemos ganado, que si el año que viene no lo tenemos, pues nada, pero este que lo tenemos, nos vamos no sirve para nada. Que les da igual. Que sólo quieren que juegues con ellos un rato, que los escuches (pero de verdad) cuando te cuentan sus paridas inaprehensibles, que veas con ellos uno a uno todos sus cromos de la colección de invizimals (o como se escriba).

Qué putada, eh? Se acabó delegar en las nuevas tecnologías, fingir que escuchas, pensar en otras cosas mientras habla, dejarlo al margen, quedarte al margen, confundir los nombres de sus amigos, escaquearte de ver por quincuagesimosexta vez el prisionero de azkaban, dormirte mientras te enseña cosas de internet… Podría seguir pero mejor PONGA AQUI SU MOMENTO Y EXCUSA FAVORITOS PARA RENUNCIAR A SUS DEBERES PATERNOS.

Se siente.

Voy a limpiarme la baba -porque lo peor es que cuando te lo dice, te derrites, claro- y a pensar si escribo más sobre estas vacaciones o no…