GUIAS MONOPARENTALES: ELUDIR INSISTENCIAS EN SEIS PASOS

Posted on July 31, 2013

0


A ver, los niños -pobres- no es que sean pesados, es que son insistentes. Pero mucho… A la mayoría de nosotros, los monoparentales, esta condición puede sacarnos de quicio: cien papaporqués en un solo día son suficientes para provocar la adicción a cualquier tipo de sustancia despachada en farmacias o bares. Así que, más vale prevenir, que ya lo decía ramón sánchez ocaña o como se llamase aquel hombre.

Ahí van unos cuantos consejos para combatir la insistencia infantil, en especial, en el verano.

1.- CUIDADO CON LA RISA
Podría parecer que a los niños hay que reírles las gracias. Total, lo llevamos haciendo desde que eran bebés. Pues, en cuanto empiezan a balbucear sus primeras palabras, hay que dejar de hacerlo!

Los hijos quieren hacer gracia, sobre todo a sus padres. No por nada, sino por ser el centro de atención, que es su único interés en la vida. Para ellos, tú no tienes otra cosa que hacer que estar mirándoles la cara todo el día.

Así que, recuerda: todo gesto, palabra o acción que les rías una vez, será repetido hasta la saciedad. Lo que hoy te parece monísimo, mañana puede ser el motivo de tu suicidio.

2.- LA MÚSICA LA ELIGES TÚ
Desde cuándo se han acercado siquiera los niños al equipo de música, ese artilugio sagrado sólo superado en adoración paterna por otro mueble: el mueble-bar (hoy caído en desuso, por desgracia)?

Y en el coche? De eso nada. El radio cassette (este más en desuso todavía) no se tocaba, porque despistabas al conductor y nos podíamos matar.

Y ahora? Qué es eso de aguantar las canciones de los lunnis, la insoportable dora la exploradora o, peor aun, los cacareos desafinados de teresa rabal (aka el terror de los niños y los padres).

Nada nada, aprende de cómo te educaron tus padres. Mira lo bien que has salido tú (en términos generales, claro). La música no se toca. Tú la eliges, tú la pones. Y, en las emisoras presintonizadas, solo una: rock fm.

3.- EN VERANO, NADA DE AGUA
En esta maravillosa época estival, los monoparentales se pasan un noventa y siete coma dos por ciento de su tiempo hábil (descontados una hora y media de sueño y cinco minutos rápidos en el baño para el momento olbrán y una ducha relámpago) en el agua de piscinas, mares, lagos, ríos, charcas y acúmulos acuíferos en general, según un estudio de la universidad de (ponga aquí su ciudad favorita).

Todo porque un día se te ocurrió la imbecilidad de bañarte con él y subírtelo a los hombros y todas esas paridas.

Pues no, se acabó. Este año no te bañas. Por qué? Porque te ha dicho el médico que se te irrita la piel o por lo que te dé la gana. Pero déjalo claro desde el primer momento.

4.- NO CUENTES CHISTES, NI LOS RÍAS
Mi padre nunca se reía de los chistes. Ni de eso, ni de nada en general. Cuando era pequeño (yo, no mi padre), pensaba que era un hombre serio y un poco triste (mi padre, no yo). Ahora estoy convencido de que era un crack (él, claro).

Si le ríes un chiste a un niño, lo contará un millón de veces, como mi hermano con el de los mexicanos y los caballos.

Para ellos, la gracia está en sabérselo, al revés que para nosotros.

Así que, busterkeatonízate (para los más jóvenes, recomiendo la wikipedia para saber quién era este dios del humor).

5.- LOS VIAJES, DE NOCHE
Los niños, como mejor viajan, es de noche. O sea, dormidos. Es la única manera de mantenerlos en silencio.

Aquí siempre sale el listo que dice: yo les pongo una película y ni me entero. Mentira. Tienes que oír los diálogos estúpidos y las canciones insoportables. Ahora viene el más listo todavía: les pongo los auriculares. Da igual, la comentan: papá papá, ahora es cuando…

Yo te diría que antes de montarlos en el coche, les dieses un orfidal. Pero no sé si a lo mejor no es legal y lo de hacerles oler el camping-gas, seguro que por lo menos bien visto no está. Así que, a viajar de noche, cuanto más tarde mejor. Que, además, hay menos tráfico.

6.- NUNCA, JAMÁS, BAJO NINGÚN CONCEPTO RESPONDAS A UN PAPÁPORQUÉ
Tú eres un ignorante, no sabes nada. Un papáporqué contestado equivale a cien millones de papáporqués más. Enséñale a usar la wikipedia, el diccionario o lo que te dé la gana. Pero no respondas nunca o te convertirás en ese señor que todo lo sabe y al que hay que preguntarle todo.

Si pones en práctica estos consejos, lo más probable es que eludas en bastantes ocasiones los ataques de insistencia infantil. Pero, aun así, no te emociones, que ya encontrarán ellos la forma de darnos el coñazo. En eso, como los malos y la policía, siempre nos llevan ventaja.