CUATRO CLAVES PARA 2014 EN INTERNET

Posted on December 27, 2013

0


Con esto de que se acaba el año, nos da por ponernos un poco en modo gurú y dárnoslas de que sabemos un montón de todo. Aunque sea mentira…

Yo, que siempre he sido muy mainstream para algunas cosas, me voy a subir al carromato peleón y a hacer mi quiniela. Total, dentro de un año, nadie se va a acordar de las tonterías que dijo el del flequillo. Ahí van:

1.- MYSPACE

Va la primera por derecho propio. Este va a ser su año, sin lugar a dudas. No sólo porque va a desplazar a YouTube y a Spotify como player de música, sino porque se va a convertir en el lugar en el que los músicos den a conocer sus trabajos. Los motivos? En myspace, el artista tiene mucho más control sobre los derechos de sus creaciones; y los usuarios pueden manejar sus listas de forma mucho más ágil y, sobre todo, más atractiva que en Spotify [ya he dicho alguna vez que no me gusta spotify, es demasiado comercial, las sugerencias son lamentables y el look&feel es un horror].

Cualquiera que tenga dos dedos de frente, debería invertir en myspace, bien por la rentabilidad que va a dar, bien porque va a ser la web de referencia en 2014.

Un excelente ejemplo de cómo resucitar un proyecto a base de entusiasmo, creatividad y diseño, mucho diseño. Es la web más bonita de todas las grandes [una de mis frases es: la belleza se justifica por sí misma], la más original y la más user-friendly.

2.- YOUTUBE

Conoces el cuento de la gallina de los huevos de oro, verdad? Pues ya sabes…

YouTube está abusando de la publicidad en todos sus formatos y, en especial, de los anuncios que no se pueden saltar, que tienes que tragarte sí o sí para acceder al contenido. Los usuarios ya están acusando la tendencia y muchos optan por descargarse los vídeos de sus grupos favoritos [la música lo es todo en YouTube, no lo olvidemos]. Siempre quedarán los pelotazos del año, pero el número de visualizaciones, sobre todo en la parte musical insisto, caerán drásticamente.

Para paliar esta pérdida de impactos, la reacción de Google será la de cualquier mendrugo: incrementar la publicidad por contenido. Y, la consecuencia, será una espiral de lovenmenos>ponemosmáspublicidad>lovenmenosaún>ponemosmásymáspublicidad. Un círculo vicioso que acabará en debacle, hasta que la crisis obligue a YouTube a reinventarse.

3.- MICRO-REDES

Esto llevo un par de años diciéndolo y supongo que en algún momento acertaré, digo yo. La gente está bastante harta de airear su vida a los cuatro vientos [excepto los exhibicionistas de turno, por supuesto]. Como consecuencia, cada vez tenderemos más a micro-redes de verdaderos contactos cercanos en nuestras diferentes actividades.

Para el que no lo entienda, basta con echar un vistazo al número de grupos de whatsapp que tienes. Puede que tú no tengas muchos [4 o 5], pero los adolescentes andan por una media superior a la veintena. Y ellos son nuestra referencia en esto.

Los hay que ya lo han visto, cómo no, y se han puesto a ello. Aplicaciones como DayOne, Snapchat y similares; o la decisión de redes sociales como Asmallworld de retirar las invitaciones a sus usuarios, son la punta de un iceberg que es el futuro de Internet.

Esto no quiere decir que vayan a desaparecer las redes sociales, desde luego. Es sólo que las usaremos de forma diferente… una vez más.

4.- COMODITIZACIÓN

En 2014, las marcas pesarán menos que nunca… y más que nunca. Los vendors serán más relevantes que los manufacturers. Es decir, lo que importará es haberlo comprado en amazon, no quién lo ha fabricado.

Muchas personas, sobre todo a raíz de la crisis, han descubierto que lo importante de un producto es quién lo recomienda y cómo lo hace. Se acabó comprar la megatelevisión Sony y pagar un premium exagerado por la marca. Se acabó elegir el teléfono por el fabricante: la clave será el sistema operativo y los features que ofrezca. Creedme, veremos muchos menos aifons por la calle [me temo que mi amada blackberry no volverá a ser un player relevante, qué le vamos a hacer], pero cambiaremos mucho más rápido de terminal. Se acabó tener el mismo móvil más de un año. La obsolescencia programada se traslada al plano psicológico y de marketing, más que al físico.

No sabremos la marca de nuestro televisor [el que lo tenga], ni  de nuestra tablet, ni de nuestro portátil. Pero sabremos perfectamente qué podemos hacer con cada uno de ellos y, sobre todo, quién lo recomienda y por qué.

Aquí siempre saldrá el que diga que hay cosas en las que la marca es crítica. Mi respuesta es la de siempre: el 99% de quienes compran un coche y lo financian, no saben qué entidad les ha dado el préstamo. Y, como eso, tengo cienes de ejemplos. Estas son cuatro claves de lo que pienso que sucederá en el año que comenzará en breve. En cuántas acertaré???

Posted in: Uncategorized