EL CABALLERO DE LA TRISTE FIGURA

Posted on February 5, 2014

0


PD: se lo debía al gran Hugo Gañán

El caballero de la triste figura dibuja signos de interrogación por las aceras de madrizzz. Las dibuja con los hombros y con la mente, porque cada vez entiende menos las cosas. Y tal vez a las personas.

Se disfraza de hermano toxicómano del muñeco de michelín, incapaz de comprender que el frío, como las balas, no puede pegarle. Dorian ha discutido con su espejo y ya no se dicen que se quieren.

Dobla esquinas donde no las hay y al que no le guste, que le vayan dando. Le molestan los coches, aunque sean la excusa perfecta para no subirse al long. Se lo perdonamos, porque cuando lo intenta, lo intenta de verdad, aunque no se deja empujar. Será por miedo. Será por cabezonería.

Su enfermedad es la hipsteria sin tratamiento ni cura. Rinde pleitesía a las gafas de pasta y a los vinilos. No por nada, sólo porque es cool. Y vive rodeado de aipods obsoletos rellenos de emepetrés, como la mortadela con aceitunas, que sigue siendo mortadela.

Le sobran molinos contra los que pelear. Es abogado de pleitos pobres porque sí. Aunque, cuando le da la gana, le sale el burgués acomodado de barrio castizo que lleva dentro.

Sonríe poco, porque no le hace falta. Porque para él, la amistad se señala con esa especie de gesto de caña de pescar que hace con la cabeza desde el otro lado de la calle.

Y luego lo ves marcharse, con la capucha encaramada a la nuca y esa mirada de chufla chufla, que como no te apartes tú…

Posted in: INCLASIFICABLES