NOS LO CREÍMOS

Posted on January 15, 2015

0


P.D.: Dedicado a Vicente G. Rivas, Tito, a quien tengo el inmenso honor y la increíble fortuna de poder llamar más que amigo. 

Recomiendo fervientemente escuchar esta canción mientras se lee el post.

Nos lo creímos. Lo vimos ahí, con su visera roja, su bigote selvático, su narizota descomunal, y nos lo creímos.

Apoyamos nuestras caras de niño, las bocas disfrazadas de oes, los ojos plateados, en el marco de madera de la nueva máquina. Los recreativos, ese lugar secreto al que huíamos cuando nadie nos miraba, brillaba de forma diferente. Acontecimientos así no eran cotidianos.

Casi pudimos sentir su desolación al ver al malvado Donkey Kong llevarse a Lady a lo alto del edificio. Pero nos creímos… No, no, no lo creímos, lo supimos!! Estábamos convencidos de que Mario sería capaz de salvarla.

Primero aprendimos a saltar los barrilles. Luego a subir por la escalera. Y, cuando después de muchas partidas llegamos a lo más alto, Donkey Kong volvió a llevársela.

Nos costó reponernos del disgusto, pero no nos dimos por vencidos. Ahora los barriles caían más deprisa. Los machacamos con el mazo… Y, cada vez que alcanzábamos el lugar en que estaba Lady, la veíamos marchar, secuestrada por nuestro archienemigo.

Nos quedamos sin trucos, sin velocidad suficiente en el joystick. Y no logramos alcanzarla. Una última moneda de cinco duros brillaba a la luz grasienta color nicotina de los fluorescentes.

Todavía hoy guardo esa moneda. Y algún día… Algún día salvaremos a Lady de las garras del malvado Donkey Kong.

No hay barriles suficientes…

Posted in: INCLASIFICABLES