OLE LA POLICÍA DE MADRID

Posted on July 12, 2015

0


Uno, que es madrileño [madrileiro, dicen otros] y, como tal, siente el deseo irrefrenable de criticar su ciudad y en especial a sus fuerzas de orden público, debe reconocer que le cuesta decir algo bueno de ambas. Pero, cuando es de justicia, se hace y ya está.

El motivo de mi romance con la villa y corte no es otro que la habilidad que tiene para sorprenderme una y otra vez.

Navego, como un surfero transigente con los novatos, entre olas de japoneses, subsaharianos que venden camisetas falsas de mi atleti [por suerte, entre los guiris triunfa más el rosa vikingo] y policías de los malos y a caballo. Digo policías malos y no es una redundancia.

Porque ahí, a la vuelta de la esquina literal, me esperan agazapados los buenos. Que resulta que los hay. Sus armas: instrumentos musicales y dosis moderadas de buen humor y ganas de cachondeo.

En semicírculo, como un séptimo de caballería arrinconado por un ejército de pieles rojas burócratas y retrógrados disfrazados de progres, se lanzan a alegrar la mañana a turistas y gatos.

Ya lo decía mí abuela, que soy buen chico pero me pierde la boca. La mente, en este caso, porque pequé de pensamiento. Ya verás como estos salen con los pasodobles y las zarzuelas de turno.

Y no.

Van y se arrancan con locuras como bandas sonoras [star wars, tiburón], clásicos del pop del terruño [chica de ayer, santa lucía, hijo de la luna], con homenaje a alaska incluido; o más antiguos [cuéntame y black is black]. No satisfechos, atacan a abba y a los beatles.

Y uno se queda ahí clavado, durante casi una hora, disfrutando de la banda sonora de su ciudad o de su vida.

Y, aunque caen pasodobles y zarzuelas, porque se lo han ganado con su bolo al aire libre y gratis [tomen nota, promotores prisioneros de la mafia ticketmaster] ahí va, con mi acento más pishi: ole la policía de madrid!

Posted in: MADRID