SER DIFERENTE O NO, ESA ES LA PREGUNTA

Posted on October 5, 2015

0


En mi ataque de pachismo de hoy, me ha dado por ir al gimnasio con dos zapatillas de distinto modelo. No es que me haya llevado otro par para cambiarme, no. En el pie izquierdo llevaba una de una marca y en el derecho, de otra.

Como soy como soy, me he dado cuenta cuando cogía la bici para volver a casa. De esto que te quedas mirando y piensas hala! Y ya, porque es bien sabido que los seres humanos del género masculino tenemos una volemia [es el volumen de sangre en el cuerpo, lo suelto en cuanto tengo ocasión, porque es de las pocas cosas que aprendí en los agustinos] limitada y en cuanto nos vemos obligados a enviar sangre a otras zonas de nuestro cuerpo, el cerebro se paraliza. Esta es la causa de fenómenos tan estudiados y probados como el “Pensamiento Genital” [las mujeres se suelen referir a él como “pensar con el pene” o términos peorsonantes en función de su entorno socio-económico y/o nivel de cabreo] o la “Idiocia Post-partido” [que es la causa de que los futbolistas y otros deportistas nos parezcan imbéciles de remate [es decir, muy imbéciles; no me refiero a serlo a la hora de intentar marcar gol; luego una vez restablecido el flujo a las neuronas, todos ellos leen el Ulises de Joyce, créanme].

Me pregunto qué habrá pensado la gente. En serio. No es que me importe, pero me pica la curiosidad. O sea, en mi gimnasio la densidad de población [pija] es de unas diez personas [pijas] por metro cuadrado. Y no exagero. Es uno de esos lugares frecuentados por famosetes y perdedores de concursos de la tele.

Al final, he llegado a la conclusión de que hay dos opciones posibles:

1.- Soy lo más de lo más del gimnasio. Un tipo que se pone la zapatilla perfecta en cada pie [rollo atelta finalista olímpico] para hacer una clase de bici [nótese que lo normal para esta actividad es utilizar el calzado específico para la práctica de este deporte, no el de tenis que yo uso], tiene que ser un [ponga aquí su taco favorito] profesional.

2.- Soy gilipollas [nada nuevo bajo el sol].

Ahora me carcome la duda. Qué debería hacer? Volver a llevarlas mañana para que todos piensen que lo de hoy no fue casual [por no decir estúpido]? Retornar al redil y llevar las zapatillas iguales para no parecer un revolucionario [o lo que es peor en un lugar como mi gimnasio, un votante de Pudimos]?

No sé si podré dormir esta noche…

Posted in: Uncategorized