RESPONSABILIDAD POLÍTICA

Posted on February 22, 2016

0


Miren que es difícil que yo defienda a un político. Ya saben: siempre en contra del gobierno, sea del color que sea. “Del poder, que no siempre es lo mismo”, me corregiría el maestro Sopena. Pues vale. El caso es que hoy lo voy a hacer. A lo mejor alguno me llamará ingenuo. Correré el riesgo. Y para que no falte de nada, voy a defender a Pedro Sánchez. Toma ya. 
En este país [antes llamado España, diría nuestro mejor filósofo, Antonio Fraguas], nos hemos acostumbrado a un sucedáneo de democracia y ya no somos capaces de recordar a qué sabía la de verdad. 

Los políticos, en una democracia como dios manda, acatan lo que dicen las urnas. Y si las urnas dicen “No queremos un gobierno mayoritario”, hay que cumplir con su mandato. 

Y Pedro Sánchez es el único que está tratando de hacer realidad los deseos de los votantes. Ahora es cuando pueden ustedes esbozar una sonrisa de ternura [esta expresión es robada] y tildarme de ingenuo. Lo soy, pero quizá no tanto. Es cierto que hay otras razones para que el líder socialista se esfuerce por formar gobierno. Pero, en este caso, a mí eso me da igual. 

La estrategia de Rajoy y Pablo Iglesias [el otro para mí no cuenta en esto] de dinamitar o ni siquiera plantearse arrancar el proceso de formación de gobierno, es una irresponsabilidad política imperdonable. Es decirle al pueblo “No voy a hacer lo que ustedes me ordenen hasta que no me ordenen ustedes lo que yo quiero hacer”. Es reírse en nuestra cara de nosotros y de la democracia. 

Pero no se preocupen, que vendrán nuevas elecciones y algunos los seguirán votando. El ser humano es capaz de encontrar justificaciones para el hambre y las guerras. Esto es pan comido. 

Posted in: Uncategorized