ACTUALIZACIONES

Posted on September 22, 2016

0


Anoche, en mitad del despiste propio de la preparación de la cena [o sea, mientras hurgaba por los armarios en busca de una excusa para no encender la vitro], sucedió el drama: mi aifon decidió actualizarse con la nueva versión de iOS. Que sí, que la culpa la tuve yo por conectarlo con el usb [hoy empieza el otoño y había que descargar las fotos del verano] y aceptar notificaciones sin leer. El caso es que aquí ando, de madrugón, tratando de asumir la ya tradicional decepción de quienes un día admiramos a Apple. Me pregunto si Pedro Sánchez también tendrá un aifon. Porque como sea así, su sufrimiento será doble. Se comenta, se rumorea que le quieren actualizar el partido. Se ve que el “síndrome Simeone” [parece que va a ganar, pero siempre pierde en el descuento] no acaba de convencer a los dirigentes territoriales. Aunque, en realidad, se la tienen jurada desde que se puso farruco, hace ya mucho tiempo. 

El que no tiene miedo a actualizaciones es Rajoy

No como en Podemos. Ahí están por el debate abierto. Y aseguran que la culpa la tenemos nosotros, por no estar acostumbrados a que se intercambien opiniones libremente. Son como ese jefe que llega nuevo al puesto con mentalidad de “estos no tienen ni idea de nada, menos mal que he me han fichado”. Y qué quieren que les diga, a mí lo de faltarse en familia a través de los medios me suena más propio de los kardashian que de la crónica política. Tachan a Errejón de “blando” por querer entenderse con el PSOE. Se ve que esa apertura de la que presumen solo aplica hacia dentro. 

El que no tiene miedo a actualizaciones es Rajoy. Ese lo tiene claro. Dice que le vayan echando elecciones, que las va a ganar todas. Se ve que de pasar tanto tiempo en Madrid se está volviendo un poco como nosotros [los madrileños, quiero decir].

A los que les vendría bien una actualización en condiciones es a determinados policías estadounidenses. En Charlotte hay lío porque mataron a un afroamericano que, según ellos, llevaba un arma. La familia y los testigos aseguran no entender nada, porque lo que llevaba era un libro. Pero claro, en el sistema operativo de un miembro de las fuerzas de seguridad de aquellos estados [y de estos], un libro es -en efecto- un arma [cargada de futuro]. Y además una con la que no están familiarizados, porque no la han visto en su vida y no saben cómo funciona.

Yo, la verdad, los actualizaría a todos. A los políticos y a los policías xenófobos y pistoleros. Porque cualquier actualización, incluso una tan mala como la del aifon, es mejor que lo que tenemos ahora. 

Posted in: Uncategorized