EL SECRETARIO GENERAL NO TIENE QUIEN LE ESCRIBA

Posted on September 27, 2016

0



Mientras el mundo analiza el baño que le dio ayer Clinton a Trump en el debate quizá más duro de los últimos tiempos, nosotros aquí seguimos con la mirada puesta en el ombligo: en el propio y en el del vecino. 
Iglesias le ha dicho a Echenique aquello de échame una mano, prima [lo de primo se puede malinterpretar]. Y éste no solo ha acudido raudo en su ayuda, sino que se ha traído también a su primo, no el de zumosol, el de Castilla-La Mancha, que es peor. Peor para quién? Esa es la pregunta…

Da la sensación de que Iglesias no tiene suficiente con mandar en su partido y quiere ordenar los armarios de Ferraz

Peor, de entrada, para quienes en el PSOE amenazan con dimitir en bloque de la ejecutiva en el comité federal del sábado, como medida en contra de las primarias que propone el compañero secretario general. Como no tiene quien le escriba [hasta el editorial de El País se ensaña hoy con él], Sánchez opta por una huida hacia delante, como cuando Steve Jobs decía aquello de “Apple es un barco que se hunde y mi misión es mantener el rumbo”. 

Da la sensación de que Iglesias no tiene suficiente con mandar en su partido y quiere ordenar los armarios de Ferraz. No le gustan los pactos, que son un poco como un aquí te pillo aquí te mato. Él prefiere una coalición de toda la vida, con papeles. Para poder presumir de pareja de hecho ante la familia. 

Pero la misma falta de experiencia que ayer le costó cara a Trump, le puede jugar una mala pasada al líder podemita. Quizá se haya sacado el as de la manga demasiado pronto y los barones socialistas, que tienen la mesa llena de muescas de tanta partida de póker que ha acabado allí como el rosario de la aurora, planean su estrategia. 

Un panorama excelente para Rajoy, que es mirón de piedra y da tabaco. Míralos, cómo se dan de bofetadas. Y yo aquí, en funciones per secula seculorum. 

Posted in: Uncategorized